Dramaturgxs, textos y contextos: Bruce Gibbons

Por Pedro Celedón

Nos formamos en talleres de escritura, en cursos de dramaturgia en escuelas de teatro (…)  Aprendimos modelos de escritura de autores históricos del teatro chileno, americano,iberoamericano, europeo. Pero no queríamos escribir desde esa orilla. 
                                                                                                                            Juan Claudio Burgos

No debiera ser redundante en esta Bitácora especificar una vez más, que la escritura teatral es el “corazón” de este concurso. Siguiendo entonces la metáfora, sus órganos podemos imaginarlos, en primer lugar, en las figuras de los cinco dramaturgos que han creado esos textos, luego en los artistas, técnicos,  gestores culturales  y teóricos que generan sus puestas en escena sumando en esta versión XVII a casi un centenar de profesionales convocados (contratados), cuya nómina entregaremos en forma detallada más adelante.
 
Con esta premisa nos aproximaremos a las obras, a sus procesos creativos y a sus realizadores, con quienes contactamos durante las últimas semanas en la esperanza de aportar luces y sombras que permitan al lector tener una opinión más formada de estas islas poéticas que fueron seleccionadas entre una archipiélago de propuestas, también respetables, sólidas y significativas.

Bruce Gibbons (autor emergente) vive en Toronto, Canadá, desde 2011. Allí realiza su escritura teatral, trabaja de dramaturgista (figura relevante en la cadena de creación de piezas teatrales cuya función es asistir  a los procesos de escritura y montaje). Trabaja igualmente como traductor, conociéndose en Chile su traducción de la obra  "El Hotel de los Refugiados" de Carmen Aguirre. Actualmente está traduciendo una obra canadiense para su estreno en Cuba, "Nos Vemos", de Guillaume Corbeil. Tiene una compañía de teatro desde 2014, con un elenco de distintas edades y sexualidades,  el cual es  mayoritariamente estable, situación difícil en cualquier parte del mundo. La compañía se llama “Cocodrilo triste” (así en español) señalando el origen canadiense de ascendencia latina de los artistas que la componen. 

Su formación en Chile la realiza primero en Viña del Mar y posteriormente en Santiago, donde ingresa a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, cursando todo el programa, pero retirándose sin un egreso formal el año 2009. Siete años de estudios que agradece y que en parte integra a su trabajo actual. 

Vale aquí recordar lo escrito en las páginas iniciales de esta Bitácora, sobre el hecho de que la formación de los dramaturgos nacionales no se realiza en plenitud en el ámbito de la academia, y Bruce es un ejemplo más de ello. Su iniciación en la escritura teatral será en el Taller de Benjamín Galemiri el 2010 el cual duraba seis meses. Una vez, viajará a Canadá.

Poco antes del viaje, su obra Mala actriz (2011) dirigida por Pablo Jiménez con un elenco de ex alumnos de la Universidad Finis Terrae, realizará una temporada en la sala Jorge Díaz. La obra, según el autor, tuvo buena recepción del público y de su vigencia nos habla el hecho de que será remontada el próximo noviembre (2016) en Buenos Aires, Argentina.

En Toronto trabajó los dos primeros años en diferentes cosas, además, como indica, “tomé talleres y me encontré con una dinámica muy diferente. El dramaturgismo canadiense posee muchas reglas para escribir, inculcan un orden en que podemos clasificar de forma clásica, ya que es una escritura que responde al trabajo con métodos. Tal vez por eso mis obras tienen narrativas claras… cuentan historias”.   Bruce comenzó pronto a hacer suyo estas “reglas” y a descubrir su propia voz,  la cual  aparecerá en plenitud con Paradise Red / Rojo Paraíso que se estrenó el 2014 en el Festival SummerWorks, uno de los más relevantes de Canadá.

El actual contexto teatral en Canadá es el de una cultura “que reconoce que su dramaturgia no tiene mucho tiempo. Existía antes solo como una extensión del lenguaje de Londres o de Nueva York, pero  ahora quieren forjar su identidad y eso es interesante”. Toronto (y en general  Canadá)  tiene zonas urbanas con alta calidad de vida y es destacable su respeto por la diversidad, lo que se ha traducido en un país multicultural, organizado y pacifico. Allí, nos compartió Bruce, “mucha gente escribe sobre lo que pasa en este momento” lo cual para toda sociedad es un ejercicio de auto reflexión que apoya a la madurez social,  y que se puede verificar en la producción artística de los últimos decenios en el plano de la creación teatral, circense y cinematográfica. Para Bruce, un ejemplo relevante de lo que Canadá aporta es  la obra de Wajdi Mouawad,  escritor de teatro y novelas, actor, director de teatro y cine, nacido en Beirut, El Líbano, en 1968. Su vida y su obra cristalizan muchos de los valores por los cuales Canadá es un referente cultural en la actualidad.

Otra obra estrenada de Bruce es Buenos Aires de muñecas, presentada en la Bienal de Arte Joven en Buenos Aires 2013.  Este proyecto experimental consistía en crear una sola obra con tres equipos de diferentes partes del mundo que, actuando desde sus casas,  hacían coincidir fragmentos de 11 minutos de sus vidas, en un espacio en donde el espectador contactaba. La obra Alabama  es otra de sus obras, fue estrenada en Febrero 2016 y publicada por Interdram en Junio. Tiene la particularidad de ser  la primera obra que dirige y  se trata de un ejercicio de trabajo colaborativodramaturgia de la acción. Este partió de una estructura que él propuso a sus actores y que va descubriendo su continuidad de trabajo en el mismo proceso de ensayos “Todos proponemos no solo desde nuestra especialidad sino que también actoralmente, todos estamos en la escena, el sonidista, el dramaturgo que soy yo con mascara (…) el tema es delirante, trata de una terapia grupal guiada por un  Pastor a personas sexualmente confundidas”.

La escritura de su obra ganadora del XVII Encuentro de dramaturgia nacional,  La vida terrestre de Nebraska,  le tomó prácticamente tres años por lo que “pasé mucho tiempo con personajes que me representan… me ayudó a calzar muchas cosas”, relata. Es interesante relevar que el proceso de creación implicó diferentes lecturas: directas en encuentros, a distancia vía skype y con actores en forma más privada, a través de las cuales la obra fue ganado su estatura. En Chile se leyó en el primer ciclo de Lecturas Dinamo de Interdram (2014)  y allí “muchos opinaron que los indicados para dirigirla eran Los Contadores Auditores  y son justamente ellos (Juan Andrés Rivera y Felipe Olivares) quienes la pondrán en  escena el próximo octubre en el marco de este evento”.

Como el lector puede corroborar leyendo el texto que está a su disposición en nuestra página web, lo que aquí claramente nos ofrece es un trabajo inserto en el fértil mundo del absurdo como género literario. Según Bruce, “es una obra con un poco de ciencia ficción y de comedia, pero ésta, en el sentido en que Chejov la entendía, acordémonos que para él, La Gaviota era una comedia”.  

La vida terrestre de Nebraska se desarrolla en los años 60 y tiene a Vietnam como  una sombra co-protagonista. No olvidemos que esa guerra se tragaba inútil  y cruelmente  vidas humanas (5,7 millones de muertos de ambos bandos) y que desde el gobierno norteamericano, Richard Nixon no cesaba de reclamar por un mayor compromiso heroico de sus jóvenes ciudadanos para el  triunfo inminente, en tanto ocultaba una de las peores derrotas de su ejército (8.159 bajas y 1.700 desaparecidos). Tal vez como eco de ello, la obra en el fondo nos habla “de la mentira versus la verdad. De las prácticas de la mendacidad que instalan una palabra muy fuerte que en inglés se refiere a politics of mendacity. Mendacity es una de mis palabras favoritas", asegura Bruce.  “Trata también de una enfermedad mental que en general se teme tanto lo cambiaría por “mucho”  o “bastante” (…)  yo soy bipolar. Nebraska también. Hay harto de mi vida en diálogos de ella y cosas por el estilo. Lo hice con muchísimo respeto y amor por los que son como yo. Estoy un poco aburrido de que el arte siga estigmatizando el asunto de la salud mental (y en teatro sobre todo).Bueno, puede que sea mi pequeño caballo de batalla, pero no está de más decirlo”.  

La primera cosa que lo hizo escribir La vida terrestre de Nebraska fue la novela "Slaughterhouse-Five" ("Matadero 5") de Kurt Vonnegut Jr. Es sobre un personaje llamado Billy Pilgrim que estuvo en WW2 en Dresden, y "se des-atasca en el tiempo", viajando por diferentes momentos de su vida. Uno de ellos, en el futuro, que es cuando se lo llevan a un zoológico humano en otro planeta. Después de un rato le traen una compañera para que apareen: ella se llama Montana Wildhack y sale mencionada muy poco. “Obviamente me obsesioné con esta mujer y decidí hacer mi propio mundo con eso. "Slaughterhouse-Five" es un mix increíble de pacifismo y ciencia ficción, y quise jugar con eso también, pero de una manera más introspectiva. Así que de Montana Wildhack llegue a Nebraska Woodchuck”

Un sello de  Bruce en esta obra es dividirla en cuatro actos (como lo hacía Chéjov), y en cada uno de ellos instalar diferentes estados anímicos expresados a través de los personajes aludidos de obras de Chéjov que interpreta Nebraska (la protagonista) en su cine porno: Acto 1. Estable pos crisis (como Ranyevskaya) - Acto 2. Mania (a través de Polina) - Acto 3. Depresión, ira (Masha) - Acto 4. Ponte de pie a tu manera/como puedas (Sonya). 
Cabe decir que para su autor, Nebraska es “Elizabeth Taylor en onda de adaptación en cine de Tennessee Williams”.
Para finalizar esta crónica, consideramos relevante preguntar al autor (y lo haremos con los otros)  por la atmósfera musical que tenía en su interior y/o  en el exterior al  momento de escribir el desarrollo de sus personajes. Para Bruce, los Beach Boys sonaron el 80% del tiempo que escribió esta obra, “siempre suenan cuando vuelvo a trabajarla. Lo que más escucho de ellos, es el disco Pet Sounds. La última canción, Caroline No.

Sección solo para lectores compulsivos y  futurxs directxr que deseen montarla

Hemos querido incorporar el material que nos envió Bruce con referencias de diferentes fuentes significativas durante la creación de la obra: